Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico

La dieta mediterranea para niños Aceite Ecologico Olivar de sierra Los Pedroches Olivarera Olipe Olivalle

Comida ecológica para los comedores escolares.

en CLIENTES DE OLIPE por

Obesidad, comida rápida, pesticidas, fertilizantes, productos transgénicos…Todas estas palabras, tan propias de nuestra época, son las que intenta eliminar de la dieta la entidad sin ánimo de lucro Fundación Hogar del Empleado (Fuhem), que apuesta por la agroecología y la educación en los valores de la sostenibilidad.

Uno de sus proyectos, que introduce alimentos ecológicos en los comedores escolares y que realiza formación y sensibilización sobre hábitos saludables en la comunidad educativa y en las familias de los alumnos, acaba de ser premiado por la Obra Social La Caixa.

La dieta mediterranea para niños Aceite Ecologico Olivar de sierra Los Pedroches Olivarera Olipe Olivalle

La iniciativa de Fuhem, Alimentando otros modelos: comedores escolares ecológicos, ha recibido una de las diez dotaciones de 15.000 euros a las que optaban 489 entidades españolas durante 2015.

¿Sus méritos? «Contribuir a lograr una transformación directa y real en la sociedad mediante métodos innovadores», según los criterios del concurso.

Y para muestra, un botón. En este caso, la implantación en el Colegio Lourdes, uno de los tres colegios madrileños donde opera Fuhem con la participación de 2.500 alumnos. Desde hace dos años y medio, en este centro del barrio de Batán el menú de alumnos y profesores sólo incluye productos frescos, de temporada, 100% ecológicos y de producción peninsular. Es decir, nada de alimentos procesados.

Además, se han eliminado de la dieta algunos productos como el embutido, porque contiene glutamato, o la mantequilla, que incluye aditivos no peninsulares. Para más inri, el proyecto realiza un ‘Día vegano’ en el que queda eliminado el uso de cualquier aditivo animal. El objetivo es enseñar a los más pequeños de la casa que hay otras formas de alimentarse y que puede ser tan sabroso y alimenticio como los alimentos transformados.

El encargado de que, pese a las dificultades, los niños queden lo más contentos posible es el cocinero Javier Ventura, que cada día trata de reinventarse utilizando una serie muy limitada de productos con los que tiene que elaborar una amplia gama de platos y, lo más difícil, que tengan sabor.

«A los chavales hay que engañarles un poquito. Por ejemplo, para ellos la verdura es un castigo, pero por regla general, aceptan la comida», asegura el responsable tras los fogones, que reconoce que, aunque sea «una apuesta grata y divertida», ni él mismo sabe cómo lo consigue. Eso sí, acaba por meterse a los menores en el bolsillo.

El grado de satisfacción de los más pequeños difiere dependiendo de a quien preguntes. «Me gustaba más lo que comía antes», responde sin pudor, pese a que el chef está delante, la pequeña Elena, de 12 años. «Lo de ahora está más soso y no nos dejan echar sal», sigue ahondando en la herida la cría.

Silvia, de 11 años, le da un respiro al bueno de Javier y asevera que tanto las comidas que le servían antes, como las que le ponen desde que entrara Fuhem en el comedor, le «gustan mucho». «Lo que más es el puré de calabacín y lo que menos, la coliflor», le advierte al cocinero antes de marcharse.

Ellas dos, como el resto del alumnado, reciben además charlas formativas en las que les inculcan los valores de una buena alimentación basada en la agroecología.

En paralelo, el personal del comedor y el profesorado han recibido guías pedagógicas para enlazar su práctica habitual con los cambios alimentarios que ha incluido esta iniciativa.

Asimismo, el proyecto integra el impulso de grupos de consumo que dotan a 200 familias de la infraestructura necesaria para que esta dieta sana no se quede dentro de las paredes del centro y también se aplique en los hogares.

Para ello han organizado la venta de productos ecológicos a «precios de supermercado» dentro del colegio, una manera de ayudar también a los agricultores, cuyo producto no pasa por intermediarios. «Es importante que no solo comprendan el proyecto, sino que lo compartan», resume el coordinador de Fuhem, Luis González.

Y es que, del modo en el que asimilen estos nuevos y buenos hábitos alimenticiosdependerá que los incorporen o no a su vida ordinaria en el futuro. El plan es inculcarles hábitos alimenticios adecuados para una vida futura más sana.

Fuente: elmundo.es

Lo último de CLIENTES DE OLIPE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
^ Subir